CAFETERA DE ÉMBOLO KFP 1000

Volver a la página anterior

Su origen es difuso pero se cree que está situado a mediados del siglo XIX en Francia. Sin embargo no fue hasta la década de 1920 que fue patentada por el diseñador italiano Attilio Calimani. La cafetera de émbolo también es denominada como cafetera francesa, de prensa o pistón, debido al parecido estético con un pistón. Este tipo de cafeteras ganó una enorme popularidad en los años 60 y ha sido perfeccionada hasta día de hoy. Actualmente, goza de una gran cantidad de adeptos que prefieren disfrutar de una taza de café de rápida preparación y que destaca por un resultado más aromático, auténtico e intenso.

Cafetera francesa de émbolo KFP 1000 de Orbegozo

La cafetera de émbolo Orbegozo se caracteriza por su jarra en vidrio de borosilicato, la cual posee una alta resistencia y la capacidad de mantener el calor durante más tiempo que otros materiales. El vidrio de borosilicato destaca por encima de otros materiales debido a la propiedad añadida que evita la alteración del sabor y olor del café resultante. La jarra de vidrio tiene una capacidad de 1000 ml, lo que da para 10-12 tazas de café aproximadamente.

La cafetera de émbolo Orbegozo posee un diseño clásico que se adapta a las necesidades actuales de ergonomía y calidad propias de la marca. Un detalle muy relevante de esta cafetera, es su asa de tacto frío, la cual evita posibles quemaduras debido al agua caliente. Sin duda se trata de una característica que tiene en cuenta la seguridad del usuario en todo momento. Por otra parte, cuenta con una estructura de aluminio cromado que sirve a su vez de base y sujeción de la propia cafetera. Esta estructura consigue que la jarra, que alcanza altas temperaturas, no entre en contacto con las distintas superficies y así evitar dañarlas.

El filtro que posee separa por completo el café molido utilizado de la mezcla resultante. De igual forma, el filtro de acero inoxidable evita que se salgan los posos de la cafetera cuando se sirve el café. Además, incluye una cuchara dosificadora para verter el café en la medida exacta y de forma controlada.

Proceso de elaboración

Para conseguir el mejor resultado en una cafetera de émbolo es recomendable usar café tostado en grano y molerlo en el momento previo a su preparación. En el caso de moler el grano en ese momento, la molienda será adecuada si el café se desprende con pellizcarlo suavemente.

A continuación, es necesario precalentar la jarra para que ésta no pierda temperatura rápidamente. Esto puede hacerse de forma tan sencilla como verter agua caliente y vaciarla. Seguidamente, se añade café ya molido y, después agua caliente con una temperatura entre 90-95°C. El agua debe verterse poco a poco.

Una vez se vierte el agua, se remueve bien y se coloca la tapa sin presionar el émbolo. El café tiene que estar infusionando entre 3 y 5 minutos. Pasado ese tiempo se baja el émbolo lentamente para separar el café molido de la mezcla resultante. En ese momento el café está listo para servirse.

Productos Relacionados